¿Cómo aportar sostenibilidad al mercado?

hojas de tela
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Muchas empresas de diversos rubros han entendido que la sostenibilidad es un valor empresarial. No sólo por que cumple con estándares de responsabilidad corporativa, sino además por que los consumidores son exigentes y las tendencias claras.

Las personas están más propensas a gastar más si el producto o servicio cumple con cánones inequívocos en el cuidado del medio ambiente, en la mitigación de efectos adversos al cambio climático, y, por ende, parte de una economía circular que aporta sostenibilidad al desarrollo económico.

En la industria del Retail, por ejemplo, Walmart (WMT) incursiona en el mercado de la reventa de productos de segunda mano. En asociatividad con un portal Ecommerce exclusivo de este rubro, ofrecerá ropa, accesorios, calzado y bolsos para mujeres y niños en su portal de ventas. La compañía estima en unos 32.000 millones de dólares el potencial de esta operación, toda una novedad en su trayectoria de casi 60 años.

Grandes monstruos de la industria como Nike, presentó hace algunos días su nueva colección de zapatillas Nike Space Hippie fabricadas a partir de residuos y materiales reciclados. ¿El resultado? Un diseño único, innovador y respetuoso con el medio ambiente.

Cada vez son más las grandes marcas que emplean prácticas sostenibles para reducir el fuerte impacto medioambiental y con esto además se ven obligados a aplicar tecnología asociada a la eficiencia de los materiales y materias primas, haciendo de la innovación un pilar de su producción.

En agricultura también se puede aplicar innovación, tecnología y por sobre todo sustentabilidad relacionada a mejor productividad y eficiencia energética asociada a la rentabilidad. La tecnología de nanoburbujas aplicada al riego agrícola mejora el uso del agua (recurso escaso en un contexto de sequía) ya que sus propiedades impactan directamente en los tiempos de cosecha, tamaño, peso y color de los cultivos.

Las nanoburbujas son pequeñísimas partículas saturadas de oxígeno que desbloquean todo el potencial del agua, incrementando su calidad y por ende mejorando la eficiencia del riego. Esta tecnología, nueva en Chile y Perú responde a las necesidades de los productores nacionales de incorporar I+D en sus procesos, objeto hacerlos más competitivos en un mercado que privilegia por, sobre todo, la sostenibilidad de los bienes y servicios, incluidos los alimentos.